Gobierno Corporativo

La reciente ola de escándalos corporativos y los errores éticos han incrementado el escrutinio público, de los inversionistas, las autoridades y los medios de comunicación, generando así la necesidad de construir una cultura de desempeño basada en la integridad y una mayor transparencia corporativa, no sólo en los Estados Unidos, sino también en los países en los cuales las compañías cuentan con subsidiarias, entre ellos México. Actualmente, los administradores y los consejeros se sienten obligados a asegurar la implantación de procesos de control adecuados para proteger la reputación corporativa, la imagen y el valor de las acciones.

De acuerdo con la octava Encuesta Anual Global de CEOs de PwC (diciembre 2004), 50% de los CEOs de la industria detallista considera que todos los elementos de GRC (Governance, Risk and Compliance) se relacionan entre sí y que un gobierno corporativo eficiente aumenta el valor y los beneficios y no es un gasto adicional para las empresas.

Para la aplicación correcta de las prácticas de gobierno corporativo es necesario que la administración y los consejeros participen activamente, rindan cuentas, adopten los procesos, las prácticas y la estructura correcta para administrar las actividades de la empresa. El objetivo principal es asegurar la viabilidad financiera de la empresa y aumentar el valor del capital social.

Para la industria de productos de consumo y detallista, la globalización y las operaciones transnacionales que ésta implica (sistemas para la elaboración de reportes financieros, complejas cadenas de abastecimiento con mayoristas, distribuidores y diversos tipos de detallistas, además de carteras de múltiples marcas y diversos puntos de distribución), son razón suficiente para que los departamentos administrativos y los consejeros desarrollen programas eficientes de GRC.

Lo que ofrece PwC

PwC le ofrece una gran variedad de servicios que se adaptan a sus necesidades dentro del sector para mejorar los procesos de gobierno corporativo de las empresas, incluyendo los siguientes:

  • El diseño e implantación de los sistemas y prácticas de gobierno corporativo.
  • La evaluación comparativa y revisión de los sistemas de control y, en su caso, sus posibilidades de automatización.
  • La evaluación de la estructura y eficiencia del consejo de administración.
  • La asesoría y capacitación organizacional y de los consejeros.
  • Los procesos de elaboración de reportes y la supervisión.
  • Los programas de remuneración de ejecutivos y las prácticas para la publicación de reportes.
  • El diseño de mecanismos de apoyo para promover la cultura del cumplimiento.
  • El desarrollo de sistemas de responsabilidad social corporativa, evaluaciones y reportes.
Asimismo, hemos desarrollado un modelo de evaluación de cumplimiento que calcula el costo real de la implantación de un programa de cumplimiento (costos directos más costos indirectos) y lo que podría gastarse en caso de no contar con un programa de cumplimiento (multas, clientes perdidos y costos de oportunidad, etc.).