Costos laborales excesivos, capacidad de producción, inventarios y otras presiones sobre los márgenes

Caracterizada por una severa sobrecapacidad estructural y un incremento de competidores agresivos, el sector automotriz global está atado a una guerra de precios devastadora. Se estima que los incentivos a los consumidores en Norteamérica ascendieron a $45 mil millones de dólares durante el 2005 y en Europa la guerra de precios es igualmente brutal. Asimismo, el alto crecimiento en China ha sido golpeado por la deflación de precios de los automóviles nuevos como resultado de la intensificación de la competencia. Los proveedores de componentes automotrices en el mundo desacreditan la continua reducción de precios por parte de sus clientes (los fabricantes de automóviles), mientras que el incremento en el precio de los insumos están apretando a algunos proveedores hasta el grado de estrangularlos.

¿Cuál es la razón para esta desagradable situación? La respuesta es simple: la industria automotriz tiene demasiado de casi todo – demasiada capacidad, demasiados competidores, demasiadas redundancias. Para hablar de mejores resultados de la globalización y la consolidación y racionalización significativas, aún es necesario esperar. Por ejemplo, de acuerdo con AUTOFACTS, el exceso de capacidad en la producción de vehículos ligeros es actualmente de 20 millones de unidades –el equivalente a 80 plantas de ensamble– que corresponde a un 76% de utilización. Aún cuando el crecimiento esperado de 10 millones de unidades en los próximos 8 años, es improbable que la capacidad utilizada en toda la industria alcance el 85% del umbral de rentabilidad. Y con la complejidad del mercado y la creciente interdependencia, existen fuentes de volatilidad y riesgo. La dirección futura de esta industria hipercompetida puede ser catalogada como de “incierta”.

¿Cómo puede ayudar PwC?

PwC ha sido un participante activo en el desarrollo y planeación de estrategias de la industria por casi 20 años. Entendemos como diseñar e implementar un proceso de administración de riesgos a través de todas las áreas operativas, incluyendo la estrategia y planeación. Nuestra visión sobre la administración de riesgos no es hacer a una compañía más adversa al riesgo o más conservadora. Al contrario, una buena administración de riesgos es sobre crear una organización que entiende el riesgo al que está expuesto – y el riesgo que está dispuesto a aceptar para capitalizar las oportunidades que se le presentan.