Ventajas internas

Blog Actualidades PwC

Noticias
 eventos
 artículos
 encuestas

Luis Gerardo Díaz

Creatividad en primer plano



Basado en el articulo Nuestras ventajas internas. Diez recomendaciones para desarrollar el liderazgo personal. Joelle K. Jay. Praeger © 2009

 
En un entorno como el actual en el que los cambios se dan con mayor rapidez y las respuestas deben ser más eficaces, los retos a nivel individual y profesional se multiplican, y los cambios de paradigmas se presentan urgentes. En este contexto, ¿en qué se debe poner el foco? y ¿cómo se deben atender esos aspectos que nos permiten movernos en un mundo en constante transformación?

Para responder debemos encontrar nuestra ventajas internas. En el libro La ventaja interior. Las 10 prácticas de liderazgo personal, su autora Joelle K. Jay—asesora en liderazgo ejecutivo—, señala que tenemos dos partes o tipos de características: internas y externas. En las primeras están nuestros pensamientos, valores, planes y fortalezas; las segundas son las que mostramos al mundo a través de nuestras acciones y actividades. Y, normalmente, nos enfocamos a las características externas, porque la gente juzga por las acciones.

Sin embargo, para desarrollar nuestro potencial al máximo, lo que nos permitirá atender los cambios en las características expresadas, debemos enfocarnos en las características internas, lo cual implica, desde la perspectiva de Jay, seguir 10 principios:
  1. Tener absoluta claridad sobre nosotros mismo y una visión de nuestro futuro.
  2. Enfocar las prioridades y objetivos.
  3. Encontrar un catalizador que motive las acciones para cumplir nuestros objetivos.  
  4. Aprovechar el talento, características y capacidades únicas.
  5. Identificar los valores personales y alinear las acciones con los ideales que más importan.
  6. Sacar el mayor provecho del tiempo.
  7. Formar un grupo de personas que nos ayuden a desarrollar nuestras cualidades de liderazgo personal.
  8. Aprender constantemente.
  9. Abrir el espacio a nuevas oportunidades y desarrollar la creatividad.
  10. Combinar todos los principios para desarrollar las ventajas internas.
De estos 10 puntos podemos extraer un concepto fundamental para llevar a las práctica los puntos referidos: creatividad
Herramienta básica

La creatividad es definida como la aptitud de crear, de producir cosas nuevas y valiosas; es la capacidad de un cerebro para llegar a conclusiones nuevas y resolver problemas en una forma original. La actividad creativa debe ser intencionada y apuntar a un objetivo. La creatividad es el principio básico para el mejoramiento de la inteligencia personal y del progreso de la sociedad. Es un proceso que se desarrolla en el tiempo y se caracteriza por su originalidad, adaptabilidad y posibilidades de realización concreta.

Una nota técnica de la Investigadora Asociada al IESE Business School de la Universidad de Navarra, Helen Wilkinson (2006), plantea: ¿cómo mejorar mi actitud creativa? Menciona que la actitud creativa es una predisposición estable a enfocar los problemas y las situaciones de formas diferentes y se apoya en tres actitudes básicas:

Tesón.

Implica análisis de la realidad, definición del problema, búsqueda de información, generación de alternativas y plan de acción.

Confianza.

Es necesaria para atreverse a tomar riesgos, y por tanto; permitirse el error. Debe establecerse un momento al día para pensar.

Ilusión.

Es importante preguntarse por qué no se disfruta más con la tarea y cómo disfrutar más. Una manera de ilusionarse es buscándole el sentido trascendente, es decir, su utilidad y servicios para otras personas.

 

Y si la creatividad es la capacidad de introducir algo por primera vez, para ello hay que tener ideas y para encontrarlas, Wilkinson recomienda:
  1. Mirar que es más que ver. Debemos aumentar nuestra observación de la realidad y una de las más eficaces es aprender a mirar.
  2. Escuchar que implica entender el mensaje en profundidad.
  3. Ser curioso. Conocer no únicamente cuestiones relacionadas con el propio ambito profesional, sino con todo tipo de temas y situaciones.
  4. Redefinir los temas. Centrarnos en tratar de mejorar cosas que ya están funcionando, incluso, aparentemente, a la perfección. Hay que tratar de salirse de los límites del problema.
  5. Reunir información. Preguntar a gente que sepa sobre ese tema, e incluso, a gente que no sepa; en ocasiones puede sorprendernos el sentido común de este último grupo. Preguntar y preguntarse el qué, por qué, para qué y cómo.
  6. Pensar lateralmente. Hay diferentes técnicas que ayudan al pensamiento lateral, como la provocació o la tormenta de ideas.
  7. Olvidarse del tema. Se necesita un descanso, hacer una pausa.
  8. Conceptualizar la idea, es decir, desarrollarla mentalmente y saber explicarla en palabras orales o escritas.
En la búsqueda de las ventajas internas y en el desarrollo o mejora de la actitud creativa hay elementos comunes que al detectarlos nos pueden llevar al estadio idóneo, para romper paradigmas y generar condiciones que nos permitan llevar el ritmo de los cambios constantes y posicionarnos en nuestro entono personal y profesional; individual y grupal.