Resolver problemas

Blog Actualidades PwC

Noticias
 eventos
 artículos
 encuestas

Luis Gerardo Díaz

De la lógica a la intuición


El suministro es un elemento importante en los presupuestos de la mayoría de las empresas, pero muchos altos ejecutivos no tienen idea de cómo entablar una relación con los proveedores que genere grandes beneficios operativos así como utilidades.

 


L
as organizaciones se enfrentan a problemas, como resultado de situaciones externas o internas, o de ambas, y las soluciones deben darse prácticamente de forma inmediata, ya que si se trata de asuntos económicos las finanzas podrían verse afectadas mientras se halla la solución, y si se involucra a las personas el clima organizacional y el desempeño laboral también podrían tener consecuencias negativas. Pero que se requiere para resolverlos, ¿tomar decisiones en base a conceptos y paradigmas predefinidos o buscar soluciones creativas? La respuesta depende del problema  y de quien deba solucionarlo.

En el diccionario de la Real Academia Española una de las acepciones de la palabra problema es: “conjunto de hechos o circunstancias que dificultan la consecución de algún fin”. En ese sentido, el primer paso para la solución depende, precisamente, de la identificación del problema.
Para Roger Dawson, experto en negociación y autor de Secrets Of Power Problem Solving  y Secrets Of Power Negotiating, entre otras publicaciones, lo primero que se debe hacer es encontrar el mejor proceso para llegar a una solución. Dice que contar con el sistema adecuado dará confianza en las decisiones.

De lo simple a lo creativo

 

El fundador de Toyota, Sakichi Toyoda, hizo famosa la técnica de los “cinco por qué” para resolver problemas. Ésta es un método basado en realizar preguntas para explorar las relaciones de causa-efecto que generan un problema en particular. El objetivo final es determinar la causa raíz de un problema.
 

Esta técnica se utilizó por primera vez en Toyota durante la evolución de sus metodologías de fabricación, que luego culminarían en el Toyota Production System (TPS). Actualmente se usa en muchos ámbitos. Consiste en preguntar por qué cinco veces, ya que cada vez  que  se obtiene la respuesta a un por qué, inmediatamente se tiene que volver a preguntar por qué. Un ejemplo:

  1. Problema: Se perdió una cuenta, ¿por qué?
  2. Respuesta: No se atendió al cliente, ¿por qué?
  3. Respuesta: No había el personal necesario, ¿Por qué?
  4. Respuesta: Hay alta rotación ¿Por qué?
  5. Respuesta: Los sueldos son muy bajos ¿Por qué?

Pero si la respuesta a ese por qué no nos lleva a encontrar  la solución, tal vez necesitemos otra opción y el pensamiento lateral puede ser un recurso útil. El también llamado pensamiento creativo fue acuñado por Edward de Bono en la década de los 60 del siglo pasado al darse cuenta que el pensamiento lógico, que es fundamentalmente hipotético y deductivo, nos permite abordar lo obvio, lo cual puede presentar muchas limitaciones cuando se trata de buscar soluciones con nuevos enfoques.
 

La premisa es que, si somos capaces de pensar lateralmente, podríamos abordar  el problema desde una nueva perspectiva en la que esté involucrada la creatividad. Para lograrlo, De Bono --autor de El pensamiento lateral: manual de creatividad y Seis sombreros para pensar, entre otros libros-- propone considerar:
 

Palabra aleatoria

Elegir al azar un objeto o una palabra en el diccionario, y asociarlo con la situación que está tratando de resolver.

Provocación

Para ayudar al desplazamiento hacia un nuevo escenario en el que surgirán nuevas ideas.

Desafío

Cuestionar la manera en que las cosas se han hecho siempre.

 

 

Otra técnica para solucionar problemas es la Tormenta de ideas o brainstorming, la cual fue creada por Alex Osborne en la década de 1940; es apreciada en muchas empresas que resuelven los problemas en forma grupal, donde todos escuchan y son escuchados. Su vigencia radica en que, de acuerdo a quienes la han llevado a la práctica,  se encuentran mejores soluciones cuando participaban varias personas aportando opiniones diferentes.
 

En la práctica

 
De acuerdo con Dawson, nunca debemos apresurarnos a resolver un problema; lo mejor es revisar las alternativas y analizar los acontecimientos correctamente, y al hacerlo se debe involucrar al equipo en los procesos de toma de decisiones. “Ignoremos la tentación de irnos con la primera solución que parezca viable”.

Para este especialista, los líderes que saben resolver problemas se basan en procesos formales, son audaces y tienen capacidad de decisión, se rehúsan a ser apresurados, pero pueden ser rápidos cuando la situación lo requiere. Además, se comprometen con sus planes y acciones, pero están preparados para cambiar de rumbo si su elección no resulta ser la mejor.

Dawson añade que saben que para mantener la objetividad algunas veces deben poner distancia entre ellos y los problemas y se esfuerzan por lograr un consenso en torno a las decisiones que afectan a otros.

Existen técnicas y herramientas para la solución de problemas y están definidas algunas características de los líderes, partiendo de esto, el autor citado hacer énfasis en que:
  • La solución eficaz de problemas generalmente implica una combinación de pensamiento lógico e intuición.
  • Visualizar las cosas puede mejorar el desempeño, por lo tanto, debemos vernos desarrollando la solución ideal al problema en cuestión.