Ganar-ganar

Blog Actualidades PwC

Noticias
 eventos
 artículos
 encuestas

Luis Gerardo Díaz

Selección de proveedores



El suministro es un elemento importante en los presupuestos de la mayoría de las empresas, pero muchos altos ejecutivos no tienen idea de cómo entablar una relación con los proveedores que genere grandes beneficios operativos así como utilidades.

 
En organizaciones grandes y complejas, subcontratar un servicio que sustenta las principales actividades puede afectar el desempeño, porque las cadenas de suministro se mueven a través de diferentes departamentos (tecnologías de información, mercadotecnia, recursos humanos, etcétera).

Para lograr una cadena exitosa, debemos identificar por qué nuestros productos o servicios le gustan a los clientes. Si sabemos lo que ellos valoran, podremos tomar mejores decisiones en la elección de proveedores para ofrecer al cliente lo que quiere, lo cual consiste, generalmente, en alcanzar sus propios objetivos de una manera más rápida y a un menor costo.

Para enfrentar las inconveniencias generadas por los competidores o los cambios tecnológicos, tenemos que desarrollar una propuesta de valor que aclare el objetivo principal de la empresa. Conocerla significa que sabemos lo que nuestra firma puede subcontratar y lo que debe realizar internamente.

En ese sentido, tenemos que evaluar todas las tareas necesarias con base en nuestros objetivos para determinar la forma en que cada tarea afecta a la rentabilidad, satisfacción del cliente, participación de mercado, costos, integridad operativa y reputación general de la empresa.
   
Si esta evaluación se realiza correctamente se puede formar una sociedad con un proveedor. Debemos recordar que una estrategia organizacional bien definida une a los empleados, consumidores y proveedores en torno a un mismo objetivo y nos diferencia de los competidores.

Para elegir los proveedores óptimos, es necesario establecer procesos formales de solicitud, utilizando criterios que evalúen costos, calidad y responsabilidad social. Debemos negociar contratos que recompensen a los proveedores por prestar los servicios que necesitamos; los incentivos contractuales mejorarán su oferta y dejarán el campo abierto para que comprendan la importancia de la responsabilidad corporativa.

No debemos olvidar que la buena reputación de la empresa sustenta la marca y la relación con los clientes. Fortalecer la relación con los proveedores requiere que ambas partes comprendan los beneficios mutuos de su relación.