La informática al servicio de la medicina: Expediente Clínico Electrónico

Alfredo Manzano
Director de TI del Sector Salud


Durante más de 20 años ha existido en todo el mundo una presión permanente para prevenir errores médico evitables así como para reducir costos en la atención de la salud, bajo una línea de hacer más con lo mismo o mucho más con los incrementos que se generen.

Como en otros sectores, en el médico existe el consenso en que la aplicación de las computadoras podría ayudar a conseguir sus objetivos, a través de la aplicación del internet, dispositivos de cómputo de alta velocidad, reconocimiento de voz, comunicación inalámbrica y tecnología móvil.

¿Qué es un expediente clínico electrónico?

Aunque existen diversas definiciones de Expediente Clínico Electrónico (ECE), la que con más frecuencia se establece como referente es: Registro electrónico de información de salud de un individuo que cumple con estándares de inter-operatividad a nivel nacional que y que puede ser creada, gestionada y consultada por personal clínico autorizado ubicado en múltiples organizaciones de Salud.

Esta definición ha permitido a las autoridades de salud mexicanas aplicar requerimientos específicos a los sistemas que se solicitan en diferentes concursos. En forma muy breve, podemos decir que en México para Hospitales de Alta Especialidad bajo esquemas de PPS (proyectos de prestación de servicios) el ECE se ha convertido en un Sistema Integral Hospitalario que consiste en más de 80 módulos y que abarca los procesos de gestión clínica, gestión administrativa financiera, inteligencia de negocio, laboratorio e imagen, reporteo y estandarización para acceso desde otras organizaciones.

¿Por qué se requiere?

En un reporte reciente (2012) publicado por HIMSS Analytics, resultado de una encuesta aplicada alrededor de 200 hospitales en los Estados Unidos, la motivación principal que esta organizaciones de salud argumentaron para decidir implantar un ECE fue: “confianza en la optimización de la calidad y efectividad”. Las razones detrás de esta afirmación tienen que ver con las mejoras que se consiguen al atender áreas como:
  • Implicaciones restrictivas del uso del papel
  • Accesibilidad oportuna de la información del paciente
  • Soporte en la toma de decisiones clínicas
  • Reducción de duplicados
  • Expectativas del Gobierno
¿Y por qué no se implementa?

De acuerdo con “Centers for Medicare and Medicaid Services. Medicare Demostrations (Accessed Jun 13 2009) las organizaciones hospitalarias gastan entre 3 y 4 por ciento de su presupuesto en tecnologías de la información, porcentaje que se encuentra muy por debajo de la inversión que se hace en otros sectores. Adicionalmente las siguientes son las barreras principales para la implantación del ECE:

  • Tiempo inadecuado: los médicos no tienen tiempo para aprender nuevas tecnologías
  • Costo: los costos de implementación pueden llegar a representar hasta 2 millones de USD
  • Cambios operativos: los flujos de trabajo suelen cambiar provocando resistencia al cambio
Finalmente, las experiencias en las implantaciones han sido muy malas. De acuerdo con una publicación de PwC titulada Perspectivas y Tendencias: Prácticas actuales en la Administración de Programas y Proyectos, casi 65% de los proyectos en el sector salud a nivel internacional atraviesan por problemas.

¿Qué pasará en México?

Al menos 10 Estados del país han mostrado iniciativas relativas al ECE en los últimos 12 meses: DF, Veracruz, Tamaulipas, Jalisco, Hidalgo, Estado de México, entre otros. A nivel federal hay una iniciativa presentada ante el Senado que pretende:

  • En un plazo que no excederá de 90 días contados a partir de la entrada en vigor del Decreto, se establecerán los requisitos, pruebas y demás requerimientos que deberán cumplir las autoridades responsables para usar el expediente clínico.
  • A 180 días naturales, contados a partir del cumplimiento del Artículo Tercero Transitorio, los establecimientos de salud deberán instalar la infraestructura y equipamiento necesario para hacer uso del expediente clínico.