Nuevos pronunciamientos financieros derivados de la aplicación de las IFRS en la industria minera

Las empresas de todo el mundo, incluyendo la Unión Europea, Australia y Sudáfrica, deben presentar sus estados financieros conforme a las disposiciones de las Normas Internacionales de Información Financiera (IFRS, por sus siglas en inglés). La lista de países en los que dichas normas son obligatorias crece cada vez más, lo cual implica diversos retos para las empresas de todas las industrias y genera algunas dificultades específicas para el sector minero.

Primero, hay una gran cantidad de temas específicos del sector minero para los cuales las IFRS no presentan guía alguna. El IASB (Consejo Internacional de Normas de Contabilidad) estableció un grupo de “actividades extractivas” para cubrir estas brechas, pero es poco probable que las resoluciones se apliquen antes de 2008. Mientras tanto, las empresas mineras que aplican las IFRS aún no saben con exactitud qué políticas contables deben aplicar a los costos de post-producción, las reservas de calidad inferior y los acuerdos de precios provisionales, por citar algunos ejemplos. Además, no existe ninguna disposición dentro de las IFRS sobre la forma en que las empresas mineras deben definir sus reservas en términos contables o cuándo es adecuado incluir los recursos.

Segundo, existe una serie de normas sobre aspectos como inventarios y el reconocimiento de ingresos, para los cuales se excluyen los productos minerales. En algunos casos, las razones de estas exclusiones no son muy claras y en la práctica no queda claro si las empresas mineras deben aplicarlas o no.

Tercero, existe una larga lista de aspectos para los cuales los lineamientos de las IFRS son difíciles de aplicar en la industria minera. Algunos ejemplos son: 1) la determinación de una divisa funcional; 2) el tratamiento de los costos preoperativos de minas nuevas que empiezan a operar; 3) la aplicación de reglas en caso de pérdidas, especialmente en periodos inusuales de precios demasiado altos o bajos de las materias primas y las tasas de cambio; 4) el cálculo de las obligaciones de retiro de activos; 5) la valuación de propiedades minerales en las fusiones de empresas y la identificación de activos intangibles; 6) el tratamiento de empresas conjuntas; 7) la aplicación de programas para proteger los precios de las materias primas, incluyendo la decisión de protegerlos o no, y 8) la identificación de productos derivados incluidos.

Para las empresas mineras que cotizan en la bolsa de Estados Unidos, la situación se complica aún más. La SEC ha puesto mucho interés en la forma en que las empresas mineras han aplicado las GAAP de Estados Unidos en los últimos años, y es probable que también decida analizar de cerca las IFRS que deberán adoptar.

También será necesario que todas las empresas mineras que están obligadas a corregir sus estados financieros conforme a las IFRS, declaren algunas “deficiencias materiales” conforme a la Sección 404 de la Ley Sarbanes-Oxley.

Cómo puede ayudar PwC

Los equipos de PwC alrededor del mundo han trabajado con una gran cantidad de clientes del sector minero para ayudarlos a implementar las IFRS, y cuentan con una extensa experiencia en el apoyo a las empresas mineras para afrontar los retos descritos anteriormente.

Para agrupar toda esta experiencia y fomentar la consistencia con todos nuestros clientes, contamos con un grupo especializado en las IFRS para la industria minera, el cual está integrado por especialistas del sector de varias de las principales regiones en las que se están aplicando actualmente estas normas o que ya lograron integrarlas, incluyendo el Reino Unido, Australia, Sudáfrica e Indonesia. El grupo ha desarrollado soluciones específicas para el sector minero dentro de una amplia gama de aspectos contables y desempeña un papel clave en la solución de aspectos complejos que afrontan nuestros clientes de este sector.