Minería

Tan brillante como el oro

 
En un contexto de incertidumbre económica, las perspectivas para la industria minera son brillantes, debido al desempeño que ha registrado en los años previos y a las tendencias que indican que el país es atractivo para  la inversión extranjera, y a que el oro y la plata continuarán su carrera ascendente, entre otros factores de igual importancia.

En este año la industria minera espera inversiones por más de 4 mil millones de dólares, los cuales mejorarían el récord de producción de 2011 que fue 26% mayor al del año anterior. La Cámara Minera de México (Camimex) estima que entre 2007 y 2012 la inversión podría alcanzar más de 21 mil millones de dólares. 

Un reporte de la cámara establece que hay 15 nuevos proyectos de exploración en país y dos metales están a la cabeza: plata y cobre. Se ha reactivado la producción de este último por la reapertura de la mina Buenavista, antes Cananea, que estuvo cerrada por tres años debido a una huelga. Esto propició que la producción de cobre en México registrara un incremento interanual de 93.8% en noviembre pasado.

Otros motivos para afirmar que dicho crecimiento continuará, tienen como base el incremento del precio de metales preciosos como el oro y la plata, que de 2000 hasta la fecha se han disparado hasta 750%.

De acuerdo con 2012 Gold Price Report, publicación de PwC, el oro experimentó un año increíble en 2011 y de acuerdo con los ejecutivos de las empresas mineras que participaron en las encuestas para la realización del reporte, se espera que el precio del metal amarillo continúe aumentando en 2012.

Estadísticas de la Camimex muestran que en 2003 se produjeron 20 toneladas métricas de oro en el país y para 2010 ya eran 79, mientras que la plata de 2 mil 500 toneladas de extracción pasó a 4 mil 400 toneladas.

Estos resultados tienen que ver con el contexto: tras el estallido de la crisis financiera global de 2008 y con la recesión golpeando a las economías industrializadas, los inversionistas corrieron a refugiarse en los metales para protegerse de la inflación. La demanda masiva de metales preciosos, como el oro y la plata, impulsó fuertemente a la alza el precio de las acciones de las empresas mineras y, con ello su rentabilidad en el mercado.

En el 2010, el valor de capitalización de las empresas mineras que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores, que se mide con el índice minero, aumentó 53.7%, en términos absolutos, dicho valor pasó de 495 mil 452 millones de pesos al cierre de diciembre del 2009 a 761 mil 568 millones de pesos en el último mes del 2010.

Dentro de los primeros

México se ubica como un país con una gran perspectiva para atraer inversiones en la minería, por la perspectiva de crecimiento, la poca exposición a la actividad productiva en Europa y porque ha sido capaz de mantener su participación en las exportaciones a Estados Unidos.

A estos aspectos se suman las modificaciones a las leyes mineras en 1992, que permitieron abrir el sector a la inversión extranjera, lo que pone a México a la vanguardia de la legislación en América Latina, entre otros rubros como el de exploración. La inversión de México es la más alta de la región, en 2011 alcanzó una cifra récord de alrededor de mil millones de dólares. 

En cuanto a la legislación el año pasado se anunció que la Secretaría de Economía prepara modificaciones al Reglamento de la Ley Minera por el dinamismo de las empresas, así como por el auge de la actividad en el país.

En relación a la exploración, desde 2003 las inversiones en esta actividad han crecido más rápido que el promedio mundial, trasladando a México del octavo al cuarto lugar en el índice de crecimiento de inversión minera; en Latinoamérica tiene el primer sitio. Se estima que a lo largo de 2011 las compañías mineras en el mundo destinaron 18 mil 200 millones de dólares a la exploración.

En México son 25 los estados en los que hay presencia de empresas con capital extranjero realizando trabajos de minería. Las entidades que mayor número de proyectos tienen son Sonora con 180; Chihuahua, 112; Durango, 82; Sinaloa, 80; Zacatecas, 62; Jalisco, 46; y Oaxaca, 32.

La secretaría de Economía a través de ProMéxico estima que el sector minero mexicano tendrá un crecimiento anual de 2% hasta 2014, el cual dependerá de la producción de cobre, la atracción de la inversión extranjera directa en el sector, así como del comportamiento de los precios de los metales. Actualmente 60% de la producción minera corresponde a empresas nacionales y el resto a extranjeras.

Este desempeño propició que el empleo en el sector se incrementara cerca de 10 % en 2011 para contabilizar actualmente 309 mil 722 empleos directos. Desde la perspectiva oficial se indica que la minería se ha consolidado como motor económico del país al contribuir con 4.9 % al Productor Interior Bruto (PIB).
  • Versión para imprimir

Más información sobre nuestra especialidad en Minería

Link