De la mano

Producción social y comercio justo

 
En el entorno económico del libre comercio, desde hace más de medio siglo surgió una alternativa de inclusión de los pequeños productores de países con altos niveles de marginación, esta es el Comercio Justo o Alternativo la cual, al tener presente la división Norte-Sur buscó el vínculo para reducir la brecha, y hoy ayuda a menguar  los múltiples obstáculos en la comercialización de productos  tales como precios bajos e inestables en las bolsas internacionales, falta de acceso a créditos comerciales e infraestructura comercial.

En l959 Holanda difundió  el comercio justo y actualmente hay más de 65 organizaciones importadoras en toda Europa. Los montos negociados en 2004 ascendieron los 832 millones de euros y para 2008 la cifra se ubicó en 2 mil 900 millones de euros. Un crecimiento de casi 400 % en cinco años.

Actualmente, los productos más comercializados bajo este esquema son: café, azúcar, cacao, frutas y algodón. Al principio tuvieron especial demanda las artesanías, pero en los últimos años ese mercado se ha estancado por el crecimiento que han alcanzado otros productos.


Los datos disponibles indican que si Latinoamérica, África, Asia Oriental y Meridional crecieran sólo 1% y sus cuotas de exportación obtuvieran ingresos cinco veces mayor a la ayuda que ahora reciben de la cooperación internacional, se podría sacar de la pobreza a 128 millones de personas en esas regiones

Pero, ¿qué es el comercio justo y cómo funciona? El comercio alternativo representa una relación más directa y solidaria entre el consumidor y el pequeño productor al eliminar la intermediación excesiva o "coyotaje".

De esta manera, el productor logra obtener un ingreso digno que refleja el valor real de su trabajo y le permite impulsar sus propios medios de desarrollo comunitario y comercial. A cambio, el consumidor obtiene un producto de alta calidad integral (física, social, cultural y ecológica) a un precio razonable mientras brinda apoyo al desarrollo sustentable del productor.

El comercio justo es un movimiento internacional formado por organizaciones del Sur y del Norte, con el doble objetivo de mejorar el acceso al mercado de los productores más desfavorecidos y cambiar las reglas del comercio internacional. Las organizaciones del Norte no se limitan a transferir recursos para crear infraestructuras, capacitar o prefinanciar a los grupos productores, sino que participan activamente en la comercialización mediante la importación, distribución o venta directa al público. Los intermediarios (importadoras, distribuidoras o tiendas) están dispuestos a reducir sus márgenes para que le quede un mayor beneficio al productor.


Las principales organizaciones de comercio alternativo a escala internacional han consensuado la siguiente definición: “El Comercio Justo es una asociación de comercio, basada en el diálogo, la transparencia y el respeto, que busca una mayor equidad en el comercio internacional. Contribuye a un desarrollo sostenible ofreciendo mejores condiciones comerciales y asegurando los derechos de productores y trabajadores marginados, especialmente en el Sur. Las organizaciones de Comercio Justo, apoyadas por los consumidores, están implicadas activamente en apoyar a los productores, sensibilizar y desarrollar campañas para conseguir cambios en las reglas y prácticas del comercio internacional convencional”.
  • Versión para imprimir

Más información sobre nuestra especialidad en Productos de Consumo

Link