Facturas y Libros Electrónicos - la evolución de la contabilidad

Hace un par de décadas la contabilidad ha ido evolucionando desde el registro en libros manuales, para luego pasar a los sistemas contables y posteriormente los ERP, concluyendo todo con la adopción de las Normas Internacionales de Información Financiera – NIIF (IFRS su sigla en Inglés). Todo esto, no estaría completo sin mencionar el gran avance tecnológico de vanguardia como la Factura y los Libros Electrónicos, los cuales fueron autorizados el 31 de enero de 2014 con la publicación de la ley 20.727 (incluyendo la Factura, Notas de Crédito y Débito, Guía de Despacho, Factura de Compra y Liquidación de Factura) y la Resolución N°150 del Servicio de Impuestos Internos del 29 de diciembre de 2005 (incluyendo los libros de Compra, Venta, Diario, Mayor y Balance), respectivamente.

Con respecto a la Factura Electrónica, las Grandes Empresas, cuyos ingresos anuales son superiores a 100.000 UF, serán las primeras en incorporarse a este proceso, con fecha límite a partir del 1° de Noviembre de 2014 (en este grupo se consideran alrededor de 7.500 empresas), siguiendo las Empresas Medianas y Pequeñas, con ingresos anuales mayores a 2.400 UF y menores o iguales a 100.000 UF, con fecha límite el 1° de agosto de 2015 y 1° de febrero de 2016 (dependiendo si la ubicación de la empresa es Urbana o Rural) y por último las Microempresas, Consideradas por sus ingresos anuales menores a 2.400 UF, con fecha límite el 1° de febrero de 2016 y 1° de febrero de 2017 (dependiendo si la ubicación de la empresa es Urbana o Rural).

Estos cambios tecnológicos, hacen de una empresa estar verdaderamente “online” con sus con sus conclientes, proveedores, entes fiscalizadores, etc., y con esto incorporar a Chile dentro de la elite de los países industrializados que ya han avanzado en estos temas.

Antes de entrar a la nueva era contable electrónica, las empresas deben evaluar sus ventajas y desventajas de estar online con el mercado. Después de un profundo análisis, solo podemos identificar grandes ventajas en la implementación de la Factura y Libros Electrónicos, tales como; ahorro en los costos (impresión, papel, almacenamiento, gastos de envío, etc.); tiempo (procesos administrativos más rápidos, información en tiempo real, integración sistémica de los módulos de las Empresas, timbraje documentos en forma electrónica, etc.); y seguridad(bajo riesgo de pérdida, falsificación y errores de los documentos, se incrementa la confidencialidad de la información y por sobre todo se disminuyen los riesgos ante un desastre como un incendio, inundación, etc).

Dado este nuevo escenario, solo nos queda sumarnos a la vanguardia electrónica de la contabilidad y disfrutar de las ventajas que ofrece el estar online con el mercado.