Cuatro preguntas claves sobre la Auditoría de empresas mineras

Juan Carlos Pitta,
Socio líder de auditoría para la minería

Al hablar de Auditoría con enfoque por industria, podemos encontrar una serie de variables que dan matices diversos según el sector en que cada empresa opera, si sumamos a esto la migración de los reportes a las Normas Internacionales de Información Financiera (IFRS por su sigla en inglés), encontramos una serie de variables a considerar.

A continuación, algunas preguntas claves sobre auditoría para la industria minera, respondidas Juan Carlos Pitta, nuestro socio especialista en auditoría para el sector minero.

1. ¿Cuáles son las áreas que se les pone mayor atención en las auditorías mineras y por qué?

Las áreas de mayor atención son aquellas que involucran riesgos significativos de auditoría (riesgo de que determinadas partidas de los estados financieros puedan contener errores) y las que conllevan el uso de estimaciones por parte de la Administración. A continuación, se indican las más frecuentes:

  • Estimaciones utilizadas en la determinación del Plan de Vida de la Mina (“LOM”, por su sigla en inglés): Las estimaciones utilizadas en el LOM impacta en diversas áreas de los estados financieros (como ser, el gasto por depreciación, la capitalización de los costos de remoción de estéril, la determinación de activos intangibles por exploración y el timing de erogaciones relacionadas con la provisión de rehabilitación), y constituyen la base para el modelo de deterioro. La estimación de las reservas probadas y probables y de los recursos minerales que posee la compañía representan un factor central en la determinación del LOM. También lo afectan en forma crítica el precio futuro estimado del commodity (tanto de corto como de largo plazo).
  • Deterioro de propiedades, planta y equipos y deterioro de goodwill: El riesgo de deterioro es alto en la industria minera debido a la sensibilidad que tiene el valor recuperable de los activos a los cambios en el precio del commodity, el aumento de costos, los problemas en la producción y los temas medioambientales y geológicos, lo cual requiere un nivel de juicio considerable a la hora de establecer un modelo de evaluación de eventual deterioro.
  • Exposición a litigios y cumplimiento de regulaciones: Inherente a la industria minera, las compañías están expuestas de forma significativa a litigios y reclamos y deben cumplir con una serie de regulaciones (obligaciones medioambientales y sociales, regulaciones relativas a propiedades mineras, etc.). Adicionalmente, los pagos a entidades de gobierno y otras entidades suelen requerir la atención del auditor.
  • Cambios contables: En 2013 existen nuevos pronunciamientos a nivel de las normas internacionales, como ser, IFRS 10, IFRS 11, IFRS 12, IFRS 13 e IFRIC 20, que afectan, entre otras, a la industria minera. Existe un riesgo de que las empresas no capturen adecuadamente los efectos que dichos pronunciamientos gatillan.
  • Riesgo de vulnerabilidad de los controles por parte de la Administración y riesgo de fraude: Este es un riesgo presente en todas las auditorías.

Otras áreas que suelen ser foco de la auditoría debido a que involucran estimaciones significativas de la Administración son:

  • Capitalización de costos de exploración y evaluación.
  • La determinación de la fecha en la cual una mina entra en fase de producción.
  • Provisión de restauración y rehabilitación.
  • Medición del mineral contenido en las pilas de acopio de largo plazo y en las pilas de lixiviación.

2. ¿Cuáles son los principales problemas en la actualidad en temas de auditoría minera?

Hay un número de situaciones y factores combinados que establecen desafíos en más de un ámbito, entre ellos podemos mencionar:

  • La falta de consistencia en la aplicación de las normas internacionales y en las prácticas contables de la industria, lo cual afecta la comparabilidad de la información financiera.
  • El presente escenario de precios de commodities a la baja, el escalamiento de costos de producción y el reordenamiento de inversiones conlleva un énfasis en los potenciales deterioros en el valor tanto de proyectos como de yacimientos en operación.
  • La judicialización de proyectos, los eventuales cambios en las reglas tributarias y, si bien no es el caso de Chile, el riesgo de nacionalización de recursos, son factores que acarrean incertidumbres que pueden transformarse en provisiones sustanciales a ser reconocidas en los balances de las compañías.
  • Nuevos criterios de medición (non-gaap) en la industria del oro (“all-in sustaining costs” y “all-in costs”).

3. ¿Cuál es la tendencia de las mineras sobre la norma IFRS?, ¿Cuál sería el impacto de adoptar la norma?

En la actualidad las principales compañías mineras del país ya reportan bajo IFRS, ya sea porque se trata de una empresa pública (Codelco) o están sujetas al Impuesto Específico a la Minería y, por tanto, deben reportar a la SVS bajo IFRS o porque son filiales de grupos internacionales que ya reportan bajo IFRS (empresas canadienses, australianas, inglesas, entre otras).

Las principales áreas de diferencias entre los antiguos PCGA chilenos e IFRS suelen ser:

  • Capitalización de costos de remoción de estéril.
  • Provisión de restauración y rehabilitación.
  • Componentización de activos fijos, determinación de valores residuales y criterios de depreciación.
  • Tratamiento de costos de exploración y evaluación.
  • Deterioro del valor de activos.

4. Qué contenido técnico considera necesario abordar en el tema de auditoría para la minería.

  • Cada vez más, para el desarrollo de su labor, el auditor debe apoyarse en el trabajo de expertos y especialistas (como ser, en materias medioambientales, en geólogos para la medición de las reservas, etc.), lo cual establece mayores desafíos para la profesión.
  • La industria minera ha sido líder en la adopción de los principios de reporte de sustentabilidad basados en el GRI (Global Reporting Initiative). En el futuro, es de esperar que la auditoría de estos reportes de sustentabilidad sea llevado a cabo en forma conjunta e integrada a la auditoría de los estados financieros y alcance a compañías mineras de todos los tamaños.