Managing tomorrow’s people - How the downturn will change the future of work

Muchas empresas que en algún momento gozaron de una fuerte imagen de empleador no lograrán captar grandes talentos en la próxima década, según un informe sobre el modo en que la recesión cambiará el mundo laboral futuro.

El congelamiento de los salarios y los ascensos, los cambios a los planes de jubilación, la reducción en las incorporaciones y los presupuestos de capacitación recortados, combinados con una comunicación deficiente, han erosionado los lazos de confianza entre algunos empleadores y sus empleados. Por el contrario, otras organizaciones se destacaron por lograr más con menos al momento de contratar y desarrollar a sus empleados en un entorno laboral inestable, en el que muchas personas ven sus perspectivas de carrera estancarse o empobrecerse.

El informe de PwC cuenta una historia en retrospectiva desde el año 2020 sobre cómo tres organizaciones ficticias emergieron de la crisis actual –específicamente en términos de sus estrategias de personal-. La conclusión de los tres escenarios es que, a medida que las economías globales comienzan a estabilizarse, las compañías deben evaluar si sus planes de personal –que incluyen la forma de incorporar, recompensar, retener, incentivar, capacitar y jubilar a sus empleados– son adecuados para el futuro.

Teniendo en cuenta la naturaleza altamente cambiante y cada vez más compleja del mercado laboral, el informe prevé un escenario de trabajo cambiado, en el cual los empleadores intentan pescar talentos especializados en estanques oscuros, emiten pasaportes de negocios para ejecutivos con alta movilidad y los expertos técnicos operan como empresas individuales que tercerizan su administración y sus necesidades de facturación a asociaciones internacionales. También considera propuestas para reformar el sistema de recompensa a empleados y ejecutivos.